YUTE

El yute es una planta tropical de la que se extrae dicha fibra. Junto con el algodón, son las dos fibras naturales más utilizadas a nivel mundial.

La fibra de yute es 100% biodegradable y reciclable y, por consiguiente, inocua para el medio ambiente. Una hectárea de plantas de yute consume cerca de 15 toneladas de dióxido de carbono y libera 11 toneladas de oxígeno. En las rotaciones, el cultivo del yute enriquece la fertilidad del suelo para la cosecha siguiente. Su combustión no genera gases tóxicos.

Los principales productos manufacturados de la fibra de yute son hilo y cordeles, arpillera, tela de yute, fondo de alfombras, así como productos para otras mezclas textiles. Tiene gran resistencia a la tensión, bajo coeficiente de extensibilidad, y garantiza una mejor respirabilidad de los tejidos. Con las fibras se hacen cortinas, cubiertas de sillas, alfombras, tapices, y muchas veces están mezcladas con otras fibras, tanto sintéticas como naturales. Los hilos muy finos pueden separarse y convertirse en seda de imitación. El yute también puede mezclarse con lana. Si se trata el yute con soda cáustica, mejoran el prensado, la elasticidad, la flexibilidad y la apariencia, lo que facilita el hilado con lana.   

Las bolsas de yute están hechas de este material orgánico que se ha utilizado desde hace siglos en el mundo textil.

QUIBOL elabora bolsas de yute de modo artesanal realizando el trabajo a medida tanto en tamaño como en los acabados que desea el cliente. Se pueden imprimir una o las dos caras o incluso los fuelles de las bolsas si el cliente lo desea; estas impresiones se realizan generalmente en un color ya que las características del material nos limita a cierta cantidad de colores.

Downloadhttp://bigtheme.net/joomla Joomla Templates